Foxcatcher

fc-front

Todavía me estoy debatiendo entre las dos narrativas que siento en Foxcatcher. Una me parece excelente, la de la relación de los tres personajes principales; la otra me parece plana y aburrida, la del precio del sueño americano. La plana y aburrida es la que “gana” porque es la más ruidosa, la que llama más atención a sí misma. Es también la del Steve Carell que levanta la nariz y es amenazante hablando pausado sin levantar la voz. Es la que tiene menos que decir o la que repite todo lo que ya se ha dicho antes.

La otra historia es la que realmente me interesa, y tal vez a Bennett Miller también, es a la que le echa el musculo. La de los entrenamientos que son abrazos, las mentiras que nunca sonaran reales y las metas confusas que nunca se podrán lograr. La del sentimiento de batalla perdida desde su primer plano. Es, pues, la película de Mark Ruffalo, la de los personaje humanos y sus relaciones que giran con los cambios en las situaciones de poder. Es la tragedia. Es la de los ambientes. Es la del vampirismo. La de la colorimetría fría. La de las sombras sobre los personajes. La del calor entre los hermanos. Hay mucho ahí para analizar. Hay muchos aciertos en la dirección de esa historia.

También se puede encontrar un texto sobre la depresiva realidad del sueño americano en esa historia, por supuesto, pero no es el enfoque principal. Esto es más sobre el estudio de los personajes que cualquier otra cosa. Y tiene grandes personajes que explorar. No hay espacio para cantos a la nación ni para simbolismos forzados.

Miller modifica los hechos que conocemos del caso, fechas por ejemplo, y los puntos dramáticos, no hay persecución ni tensión. Por lo que no hay manera de adelantarnos a la historia con información externa, nos concentra en los personajes. No existe el anuncio del climax que se acerca, ni de su resolución. Pero se siente en sus personajes. Otra vez, el ambiente.

Ahora, E. Max Frye y Dan Futterman también hacen algo interesante con la estructura del guión. En su inicio Mark Schultz es el claro protagonista, la historia gira alrededor de él, pero también es el objeto de deseo para John du Pont. Es su caballo pura sangre. Conforme la historia avanza, du Pont toma ventaja y se empieza apoderar de la historia. Para el final Mark es casi un personaje secundario con du Pont con el control total y su rivalidad con Dave siendo el principal enfoque. Para mi el momento del cambio del protagonista es la escena del sexo-que-no-es-sexo. Que es, literalmente, el momento de posesión.

Por cierto, la película de Channing Tatum es la del físico. La que muestra los extremos del cuerpo y como comunican la situación psicológica de los personajes. Véanse las expresiones durante los entrenamientos y las peleas; los cortes del plano abierto mostrando la pelea al primer plano del personaje. Son expresiones incomodas y personales. Los primeros planos duran lo suficiente para que el sentimiento se asiente pero nunca tanto como para que se revele por completo. Las victorias y/o derrotas son tan mentales como fisicas. (Véase, también, la importancia del contacto entre los personajes.)

Publicado por

Luis Enrique Rayas

Cree fielmente en que JL Godard y D Ziggler pertenecen al mismo mundo, y eso lo hace un lugar mejor.